Todos los jueves a las 22.00 de la noche disfrutamos de una hora velando al Señor, junto a una pequeña meditación sobre la lectura del domingo.